Make your own free website on Tripod.com

Akhenatón o Akenatón o Amenofis IV, Faraón de Egipto (1364-1347 a.C.)

 

 

 

 (Imn-htpw ; Akh-n-Itn) Décimo rey de la XVIII dinastía egipcia, hijo y sucesor de Amenofis III y de la gran esposa real Tiyi. Muchos aspectos de la vida de Akhenatón, conocido también como Amenofis IV, nos son desconocidos. Se supone que su padre, enfermo y anciano, le nombraría corregente en una ceremonia celebrada en Menfis. Se coronó como rey en Karnak a la muerte de aquél, y tomó como nombre de ascenso al trono el de Nefer-kheperure Uaenre. No se sabe con exactitud qué influencias pudo recibir de su preceptor Amenhotep, hijo de Hapu, de sus padres y de su esposa y prima Nefertiti, hija de Ay y de Tiyi II, para imponer el nuevo culto a Atón. En cualquier caso, el clero de Amón fue perdiendo prerrogativas y bienes, e incluso sufrió persecución. Akhenatón, hacia el quinto año de su reinado, cambió su nombre de Amenhotep por el de Akhenatón (o Akhnatón), que significa "Útil para el disco", haciendo llamar a su esposa Nefer-neferu-Atón. Luego, se retiró a una nueva ciudad que ordenó levantar y que delimitó mediante catorce Estelas de frontera; ésta estaba ubicada a medio camino entre Menfis y Tebas, y se llamó Akhetatón, "Horizonte del disco" (hoy Tell el-Amarna), y se convirtió en capital de su nuevo Estado teocrático, centrado en la figura de Atón (el Disco solar). Dedicado a su religión, Akhenatón, que por otra parte pudo controlar mayor poder, se despreocupó de las tareas de gobierno, iniciándose así la decadencia del país y favoreciéndose las revueltas internas y la sublevación de zonas periféricas (caso del País de Ikayta, por ejemplo). La correspondencia hallada en Akhetatón, sin embargo, permite conocer las relaciones de Egipto con los países extranjeros y deja entrever que internacionalmente el país del Nilo continuaba con su prestigio. No obstante, los hititas lograron que Mitanni rompiera su alianza con Egipto, y no pocos altercados aparecieron en Siria y en Fenicia (captura de Biblos por el rey de Damasco, toma de Jerusalén) en cuya solución Akhenatón no tuvo el menor interés. Hacia el final de su reinado (los acontecimientos se desconocen por la destrucción de documentos en época ramésida) hubo al parecer disensiones con Nefertiti, que cayó en desgracia y fue sustituida por la segunda esposa de Akhenatón, de nombre Kiya, que algunos egiptólogos identifican con Tadu-Khepa, una mitannia casada con Amenofis III. Unos pocos egiptólogos piensan que Nefertiti obtuvo la titulatura real y que pudo gobernar con el nombre de coronamiento de Ankh(et)kheperure. Sea como fuere, el rey se vio obligado a asociar al trono a Smenkhkare, de quien se ignoran sus orígenes, y al que dio por esposa a su hija primogénita Meritatón. Se ignora cómo murió Akhenatón y cómo desapareció Smenkhkare, todavía joven y que precedió en la muerte a su suegro. Al rey le sucedió directamente la indicada reina Ankh(et)kheperure, que gobernaría unos tres años (graffiti de Pauah, en la tumba de Pairy) y a ésta Tutankhatón, casado con Ankhesenpaatón, otra de las hijas de Akhenatón (quienes serían rebautizados como Tutankhamón y Ankhesenamón). Algunos egiptólogos piensan que Smenkhkare y Tutankhamón fueron hermanos menores de Akhenatón y, por tanto, hijos de Amenofis III; otros creen que pudieron haber sido hijos del propio Akhenatón. El faraón Akhenatón ha pasado a la Historia como el "faraón hereje" y como uno de los primeros reformadores religiosos, con claras tendencias monoteístas en torno a Atón (religión amarniense), a quien edificó numerosos templos por todo el país; entre ellos destacan los de Menfis, Heliópolis, Elefantina y Nubia. Aparte de éstos, se conocen otros ocho templos de su primera etapa de reinado que se construyeron rápidamente, mediante la técnica de bloques en serie (los talata), de los cuales han llegado más de 50.000. El rey tuvo aficiones literarias, y fue probablemente el autor de un hermoso Himno a Atón que hizo grabar en todos los templos de Tell el-Amarna y que incluso se fijó en la tumba del precitado Ay, el padre de Nefertiti y más tarde rey. Asimismo, en su reinado el Arte egipcio adoptó nuevos cánones estéticos (busto de Nefertiti del Museo de Berlín, coloso osírico de Karnak, pareja de Akhenatón y Nefertiti, torso de princesa), a los que no fue ajeno el faraón, que tuvo notables aptitudes plásticas si hemos de creer a su arquitecto Bek. La plástica y figuraciones pictóricas de Akhenatón, que lo representan bajo evidentes aspectos andróginos, ha sido evaluada de modo muy dispar. Para algunos, obedecería a la nueva concepción artística del propio rey; para otros, sería prueba inequívoca del llamado "síndrome de Fröhlich", enfermedad que pudo haber padecido en sus últimos años de vida. Akhenatón fue enterrado muy probablemente en El-Amarna, pero su momia no ha sido encontrada.